miércoles, 3 de diciembre de 2014

La ética de Aristóteles

Aristóteles tenía ciertas ideas acerca de lo que significaba la virtud, su definición de la virtud era " una disposición adquirida de la voluntad, consistente en un justo punto medio relativo a nosotros, determinado por la recta razón y tal y como lo concretaría el hombre prudente".
Sin embargo en las series de televisión actuales podemos ver a personajes que son el completo opuesto de esta definición, por ejemplo el personaje Barney Stinson de la serie Cómo conocí a vuestra madre.
Barney nunca se comporta del modo que recomienda Aristóteles. Para empezar a él le encanta el exceso, jamás se queda en un punto medio sino que se dedica a vivir a lo loco, se emborracha a menudo y se acuesta con muchas mujeres, algo que es totalmente opuesto a un punto medio. Como nunca practica actos virtuosos le es imposible adquirir esta costumbre, y en cuanto al consejo del hombre prudente se dedica a ignorar todos los consejos de sus amigos que le suelen recomendar que tenga otro tipo de conducta.
Es más en la serie ya se ve que este comportamiento no le lleva a la felicidad, algo que a Aristóteles le parecería de lo más normal, ya que su conducta está mal ordenada, puesto que busca el placer por encima de todas las cosas, y de un comportamiento así no puede conseguirse la felicidad.
Sus excesos son evidentes durante toda la serie ya que en su casa tiene una televisión que le ocupa toda una pared de su salón, y en una ocasión aparece con un traje que llevaba diamantes.
En resumen, que con esa conducta que podríamos llamar irracional, ya que hace lo que le viene en gana y nunca se para a pensar en las consecuencias, para Aristóteles es imposible que Barney pueda alcanzar la felicidad, sin embargo para otros filósofos, que dicen que en el placer está la felicidad, como Aristipo, esta conducta es la que debería tener todo aquel que desee ser feliz.
Esto también se puede ver en otras series y en otros personajes. Por ejemplo en la serie de Dos hombres y medio los hermanos Charlie y Alan tienen básicamente conductas opuestas, sin embargo para Aristóteles ambas están mal ordenadas y ninguna puede conducir a la felicidad.
Por un lado Charlie tiene un comportamiento muy similar al de Barney, le encanta ir de fiesta y los excesos y busca el placer a toda costa.
Sin embargo Alan es pobre, a diferencia de su hermano, y lo que le obsesiona es la riqueza, siendo increíblemente tacaño, una conducta que también está mal ordenada para Aristóteles ya que no es un comportamiento virtuoso dado que persigue como fuente de la felicidad algo que solo es un medio para adquirirla, y así no se puede ser feliz.
Barney

Charlie y Alan

1 comentario:

  1. Tienes razón Sofía: los protagonistas de las series tienen comportamientos muy poco aristotélicos. Buena entrada.
    Saludos

    ResponderEliminar